• 3-4 libras de rabo de buey
  • Sal y pimienta
  • 2 cebollas, peladas y cortadas en cuartos
  • 2 zanahorias, cortadas en secciones de 1 pulgada
  • Ralladuras de una naranja, picadas en tiras con un pelador de verduras
  • taza de vino blanco seco
  • 4 litros de agua
  • 1/3 taza de arándanos frescos (si no están en temporada se pueden sustituir por un cuarto de limón)
  • 10 oz de champiñones picados gruesos
  • 3 tallos de apio, cortados en secciones de 1 pulgada
  • 4 ramitas de tomillo o 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 1 hoja de laurel
  • 4 clavos
  • 1 cucharadita de granos de pimienta

Muchas recetas requieren caldo de carne de res, por ejemplo, la sopa de cebolla francesa, pero el buen caldo de carne es difícil de conseguir, casi siempre debido a los precios de la carne hoy en día.

Sin embargo, la carne del rabo de vaca o de buey, proporcionan un caldo maravilloso y es una carne que se puede conseguir a precios muy razonables. Si usted es de las personas que nunca ha cocinado rabos, es bueno que sepa que dan un guiso divinamente sabroso. Sus huesos también están llenos de médula, perfectos para hacer caldos. Esta carne también se puede utilizar como base para la sopa de cebolla francesa u otras sopas a base de carne de ganado vacuno.

Receta de sopa de caldo de rabo de buey

  1. Precaliente el horno a 450 ° F. Seque los rabos con toallas de papel y póngalos en una fuente para hornear. Espolvoréelos por todos lados con sal y pimienta. Añada las zanahorias, las cebollas y la ralladura de naranja. Ase los rabos hasta que se doren, luego retírelos del horno y colóquelos en una olla grande junto a unas verduras.
  2. Coloque la bandeja para asar en la estufa a fuego medio-alto. Añada el vino a la bandeja para desglasarla, raspando los pedacitos dorados. Añada el líquido a la olla con los rabos. Agregue los arándanos, apio, tomillo, hojas de laurel, clavos y pimienta. Deje que el líquido bulla, luego baje el fuego y cocine a fuego lento, sin tapar, durante 3 horas.
  3. Sirva la mezcla por un colador forrado con estopilla o toallas de papel en un recipiente grande. Reserve los rabos para otro plato, como el paté de rabo de toro. Deseche los sólidos restantes y el exceso de grasa, solo deje la grasa suficiente para cubrir la sopa cuando se haya enfriado. El caldo se puede hacer y mantenerlo refrigerado hasta 3 días.