• 2 cucharadas de pimentón ahumado
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 1/2 cucharaditas de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta
  • 1 pollo entero
  • 4 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de jugo de limón

Hay que reconocer que en esta receta el ingrediente que aporta el toque especial es el pimiento ahumado, de ahí que le recomendamos buscar esta especia antes de cocinar el pollo asado como se lo explicamos aquí. Realmente vale la pena no prescindir de él. El resultado será tan exquisito que desearás repetir la experiencia.

Si se usa mantequilla salada, utilice sólo una cucharadita de sal en la cocción, no dos.

Modo de preparación

  1. Precaliente el horno a 325 ° F. Enjuague el pollo con agua fría y seque bien con papel de cocina.
  2. Mezcle el pimentón, la mantequilla derretida, el ajo en polvo, la sal y la pimienta. Reparta esta mezcla sobre toda la superficie del pollo y colóquelo en una bandeja de hornear.
  3. Caliente la miel y el jugo de limón en un recipiente pequeño y deje reposar.
  4. Hornee el pollo a 325 ° F durante aproximadamente 1 hora o una hora y 15 minutos. Rocíe con la mezcla de limón y miel después de 35 minutos y luego cada 15 minutos. Es posible que necesite ajustar el tiempo de cocción total, dependiendo de qué tan grande es su pollo. Para saber si el pollo está listo, pinche la carne con un cuchillo y observe el color de los jugos que salgan, si estos son de color claro y no rosados, ya la carne está bien cocida.
  5. Añada más sal y pimienta al gusto.