• Chips de tortilla extra gruesos
  • 2-3 tazas de frijoles refritos
  • 1/2 libra de queso cheddar, rallado
  • 4 chiles jalapeños en escabeche, cortados en tiras
  • Salsa
  • Guacamole
  • Crema agria
  • Cilantro, picado

La exquisitez de esta receta mexicana se logra en dependencia de cuánto nos ajustemos a los ingredientes que usemos para prepararla. Los chips de tortilla, los frijoles pintos refritos, el queso cheddar rallado, los chiles jalapeños, salsa, guacamole, una crema agria y el cilantro fresco, no deben faltar.

Los frijoles refritos se pueden utilizar para esta receta, por supuesto, pero lo ideal sería usar granos frescos, y en cuanto a la salsa, hay dos tipos de salsa de tomate que usamos a menudo, la de tomates frescos y otra ya preparada. Esta receta funciona mejor con la salsa de tomate cocido, pero en realidad, se puede utilizar cualquier salsa.

Modo de preparación

  1. Precaliente el horno a 350 ° F. Coloque una capa de chips de tortilla a lo largo de la parte interior de una bandeja ancha para hornear. Lo ideal será usar un molde que también se pueda emplear como una bandeja de servir. La capa de chips de tortilla puede ser de un par de chips de grosor. Añada los frijoles refritos, esparciéndolos sobre los chips. Espolvoree el queso rallado por encima de los chips y los frijoles. Rocíe rebanadas de chile jalapeño sobre el queso.
  2.  Cocine en el horno durante 10 minutos, o hasta que el queso se haya derretido. En un horno de convección serían solo 5 minutos. Sirva con 2 cucharadas de salsa, crema agria, guacamole y el cilantro picado espolvoreado por encima. Atrévete a preparar unos nachos como estos en casa, tu paladar te lo agradecerá.