• 1 libra de carne de res molida sin grasa preferiblemente
  • 1/2 cebolla blanca dulce, cortada en cubitos
  • 1/2 pimiento grande (verde, rojo o amarillo), sin venas ni semillas, cortado en cubitos
  • 1/2 libra de placas secas de lasaña (9 placas de lasaña)
  • 1/4 taza de azúcar
  • 1. 28 oz de salsa de tomate
  • 16 onzas de tomates estofados
  • 3 onzas de pasta de tomate
  • 1 libra de queso ricotta
  • 1 ½ lb de queso Mozzarella (grandes rebanadas cuadradas y planas)
  • 3/4 lb queso parmesano recién rallado
  • Ajo en polvo
  • Orégano
  • Especias italianas
  • Sal
  • Sal de ajo
  • Perejil picado (hoja plana y fresca)
  • 1 diente de ajo, picado
  • Vinagre de vino blanco

Esta receta en particular es la favorita de un amigo, quien descubrió que agregándole un poco de azúcar a la salsa y doblando la cantidad de queso que normalmente se usa para las lasañas, se obtenía un resultado maravilloso. También te sugerimos que le des un toque de vinagre de vino a la salsa y uses una mezcla de pimientos verdes, rojos o amarillos.

 

Modo de preparación

  1. 1Dore la carne molida en una sartén hasta que estén ligeramente dorada y bien cocida. Ponga unas cuantas capas de toallas de papel en un recipiente grande. Con una cuchara ranurada, retire de la sartén la carne dorada y póngala sobre las toallas para drenar la grasa. Limpie la sartén con una toalla de papel. (Si la carne molida es lo suficientemente delgada, no habrá exceso de grasa)Añada el pimiento verde picado y la cebolla a la sartén. Dórelos durante unos minutos a fuego medio-alto. Agregue el ajo y cocine por 30 segundos más. Agregue la carne de nuevo a la sartén, baje el fuego al mínimo y continúe la cocción durante 5 minutos más, revolviendo con frecuencia.
  2. Pase la carne, pimientos y cebolla hacia otro recipiente, añada la salsa, la pasta de tomate, los tomates estofados, el orégano, el perejil, una mezcla de especias al gusto italiano, probablemente 2 cucharaditas de cada una. Añada una pizca de polvo de ajo, una pizca de sal de ajo, al gusto y un chorrito de vinagre de vino blanco. Ahora debe comenzar a agregar el azúcar, una cucharada a la vez, hasta alcanzar el nivel deseado de dulzura, no más de 1/4 de taza de azúcar. Tenga en cuenta que es difícil seguir una receta al pie de la letra cuando se trata de preparar una salsa para pastas. Remueva y deje que la salsa se cocine a fuego lento durante 15-45 minutos para que espese. No deje que se queme el fondo de la salsa,  revuelva con frecuencia. Retire del fuego.
  3. Cocine los fideos para lasaña en una olla hasta que estén al dente. (Los fideos pueden ser cocinados de antemano.) Revuelva con frecuencia para evitar que se peguen y asegurarse de que el agua se mantiene en ebullición durante toda la cocción. Puede agregar cucharadas de sal al agua para que los fideos queden más sabrosos. Escúrralos en un colador y colóquelos en una cacerola llena de agua fría para evitar que se sequen y se peguen entre sí.
  4. Agregue una taza de salsa a lo largo de una bandeja. Aplique una capa de fideos de modo que los bordes se superpongan. Comience a servir la salsa con moderación a través del centro de los fideos. Aplique una capa de rebanadas de queso mozzarella en la parte superior de la salsa de la lasaña, coloque 2 cucharadas de queso ricotta sobre las rebanadas de queso mozzarella, espolvoree queso parmesano rallado sobre las capas del queso ricotta. Ahora coloque la segunda capa de fideos, cubriendo de nuevo con salsa y queso, y así sucesivamente hasta terminar con los ingredientes. Envuelva el molde de la lasaña con papel de aluminio y hornee a 375 ° F, durante 45 minutos. Deje enfriarla antes de servir.