• 6-8 huevos
  • 1 taza de queso ricotta
  • 1 taza de queso parmesano recién rallado
  • 1/4 cucharadita de salsa tabasco o salsa de chile picante
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 3 tazas de calabacín rallado (2-3 calabacines frescos)
  • 1 ½ tazas de tomates picados (4 a 5 tomates frescos),
  • 1/2 taza de albahaca fresca en rodajas (aproximadamente 20 hojas)
  • 4 tazas de cubitos pan del día
  • aceite de oliva

Este es un plato muy fácil de preparar a base de calabacín rallado, tomates, albahaca, queso ricotta y queso parmesano, que podemos disfrutar durante el desayuno debido a que contiene huevos, pero también se puede comer durante el almuerzo. Es muy parecido a la frittata, solo que esta vez se debe cocinar en horno.

Modo de preparación

  1.  Precaliente el horno a 350 ° F. En un bol grande comience a batir los huevos. Agregue el queso ricotta y bata hasta que se mezcle bien, luego agregue el queso parmesano rallado, el tabasco, sal y pimienta.
  2.  Prepare las verduras y el pan. Una vez que pique los tomates, exprima el exceso de humedad en ellos utilizando un colador o envolviéndolos en papel toalla y apretando para que el jugo salga. Agregue los tomates, la albahaca y el calabacín a la mezcla de huevo. Humedezca los cubos de pan con un poco de agua y luego exprima el exceso de humedad con toallas de papel. Únalos con el resto de los ingredientes mezclados.
  3.  Cubra generosamente el fondo y los lados de un molde para hornear de 9×13 con aceite de oliva. Vierta la mezcla en la bandeja de hornear o incluso en una sartén. Colóquela en la rejilla del medio del horno y hornee por 30 minutos a 350 ° F. Retire del horno y deje enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos antes de cortar en partes para servir.