• 3 libras de paletilla de cordero o cuello, sin grasa y cortada en 2 1/2 cubos de una pulgada
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de cúrcuma
  • 1/4 cucharadita de pimienta cayena
  • 1/4 cucharadita de cardamomo
  • 1/4 cucharadita de cilantro molido
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de clavos
  • 1/2 taza agua
  • 1/2 taza (1 barra) de mantequilla sin sal
  • 2 cebollas medianas, finamente picadas
  • 2 dientes de ajo, finamente picados
  • 2 palitos de canela
  • 3 tazas de caldo de pollo o agua
  • 1 1/2 tazas de albaricoques secos, más o menos picados, o pasas
  • 1 1/2 tazas de almendras, enteras y blanqueadas
  • 1/3 taza de miel
  • 1-2 cucharadas de jugo de limón recién exprimido (opcional)
  • 1 taza de zanahorias, cortadas en rodajas gruesas (1/2 pulgada)
  • 1/2 taza de perejil picado

El cocido de esta receta es realmente increíble, sobre todo después de que se equilibra la dulzura con un poco de jugo de limón recién exprimido. Es muy sabroso y muy rico.

 

Modo de preparación

  1. image93En un tazón combine el jengibre, la pimienta, la canela, cúrcuma, pimienta cayena, cilantro, cardamomo, clavo, nuez moscada, y el agua y mezcle bien. Agregue la carne y frote la pasta, logrando un recubrimiento uniforme. Cubra y refrigere durante la noche.
  2. En un horno holandés o en otra olla pesada con tapa, derrita la mantequilla a fuego medio. Añada la cebolla, el ajo y la canela y cocine hasta que la cebolla esté transparente, y la mezcla huela.
  3.  image95image94Añada la carne adobada (incluidas la marinada) a la olla y luego el caldo de pollo. Lleve el caldo a ebullición, y quítele cualquier espuma que aparezca.
  4. image96Reduzca el fuego a bajo y cocine a fuego lento, revolviendo de vez en cuando. Añada agua si se seca demasiado. Cocine hasta que la carne esté tierna, aproximadamente 1 1/2 horas, más si es necesario.
  5. Añada los albaricoques, almendras, miel, y las zanahorias y cocine a fuego lento, sin tapar, revolviendo con frecuencia para evitar que se queme, cocine hasta que la carne esté suave y casi cayéndose de los huesos a pedazos, unos 30 minutos más. La salsa debe reducirse a un glaseado espeso. En este punto agregue el jugo de limón al gusto deseado. El jugo de limón trae un poco de equilibrio a la dulzura de la miel y albaricoque. Nota: esta receta se puede preparar con antelación hasta este punto, dejar enfriar, refrigerar,  y servir dentro de un par de días.
  6. Agregue el perejil picado y transfiéralo a un plato caliente. Sirva inmediatamente con cuscús o arroz.