Cómo cocer la morcilla para que no se rompa

¿Te ha pasado alguna vez que has cocido morcilla y esta se ha roto? ¡A mí me ha pasado más de una vez! Pero no te preocupes, hoy te traigo unos trucos para que cocer la morcilla no sea una pesadilla. Lo primero que debes hacer es sumergirla en agua fría durante unos minutos antes de cocerla, de esta manera ayudarás a que el intestino de la morcilla se hidrate y no se rasgue al cocerla. También es importante ponerla en agua fría desde el principio, así evitas que el cambio brusco de temperatura haga que la morcilla se rompa. Otro truco es no pincharla con el tenedor mientras se está cocinando, ya que esto puede hacer que el contenido salga y se rompa. Recuerda que la morcilla se cuece a fuego lento durante unos 15-20 minutos, dependiendo del tamaño. Siguiendo estos consejos, conseguirás una morcilla perfecta y sin romperse. ¡A disfrutar!

Consejos para evitar que la morcilla se rompa al cocinarla

Si eres un amante de la morcilla, probablemente te haya pasado alguna vez que al cocinarla se te haya roto y se haya deshecho en la olla. ¡No te preocupes! Aquí te dejamos algunos consejos para que esto no vuelva a pasar.

1. Escoge una buena morcilla

Lo primero que debes tener en cuenta es la calidad de la morcilla que vas a cocinar. Es importante que elijas una morcilla fresca y de buena calidad, ya que las que están pasadas o malas pueden romperse con facilidad durante la cocción.

2. No las pinches

Uno de los errores más comunes que se cometen al cocinar morcillas es pincharlas con un tenedor. ¡No lo hagas! Esto solo hará que la piel se rompa y la morcilla se deshaga en la olla. En su lugar, utiliza una espumadera para moverlas con cuidado.

3. Cocínalas a fuego lento

Es importante cocinar las morcillas a fuego lento, ya que si las cocinamos a fuego muy alto, la piel se romperá y la morcilla se deshará. Además, cocinarlas a fuego lento permitirá que se cuezan bien por dentro y evitaremos que queden crudas.

4. Puedes pincharlas al final

Si quieres que la morcilla quede más jugosa por dentro, puedes pincharla con un tenedor una vez que esté cocida. De esta manera, se liberará el exceso de grasa y quedará más jugosa.

5. Evita el cambio brusco de temperatura

Por último, es importante tener en cuenta que la morcilla es sensible a los cambios bruscos de temperatura. Por lo tanto, es recomendable no sacarla de la nevera justo antes de cocinarla, ya que puede romperse con facilidad.

Con estos sencillos consejos, podrás cocinar morcillas sin que se rompan y disfrutar de su delicioso sabor.

Cocinando morcilla congelada

Si tienes morcilla congelada en casa y no sabes cómo cocinarla correctamente para evitar que se rompa, ¡no te preocupes! Como chef experto, te daré algunos consejos para cocinar la morcilla congelada y que quede perfecta:

Descongelar la morcilla correctamente

Lo primero que debes hacer es descongelar la morcilla correctamente. No la saques del congelador y la cocines directamente, porque se romperá. Deja que se descongele lentamente en el frigorífico durante al menos 24 horas antes de cocinarla.

Cocinar la morcilla a fuego lento

Una vez descongelada la morcilla, es importante que la cocines a fuego lento. Si la cocinas a fuego alto, se romperá y perderá su forma. Cocínala durante unos 15-20 minutos a fuego lento para que se caliente lentamente.

No la pinches

No pinches la morcilla mientras la cocinas, ya que esto también puede hacer que se rompa. Utiliza una espátula o una cuchara para moverla con cuidado.

Añade un poco de agua

Si ves que la morcilla se está secando mientras la cocinas, añade un poco de agua para que no se pegue y se cocine de manera uniforme.

Cortar la morcilla en rodajas después de cocinarla

Una vez cocida la morcilla, déjala enfriar unos minutos antes de cortarla en rodajas. Así evitarás que se rompa y quedará perfecta para servir.

Con estos consejos podrás cocinar la morcilla congelada sin que se rompa y disfrutar de un plato delicioso. ¡Buen provecho!

Espero que estos consejos te ayuden a disfrutar de una morcilla perfectamente cocida, sin sustos de última hora. ¡Pruébalo y me cuentas! Gracias por seguir el artículo, ¡un abrazo y suerte en la cocina!

Te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir