• 1 libra de frijoles blancos grandes, mantener en remojo durante la noche en agua, luego debe escurrirlos
  • 6 tazas de caldo de pollo
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 2 cebollas medianas, picadas
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 latas de 4 onzas de chiles verdes picados
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 1 1/2 cucharadita de orégano seco
  • 1/4 cucharadita de clavo de olor de tierra
  • 1/4 cucharadita de pimienta de cayena 4 tazas de pollo cocido cortado en cubitos
  • 3 tazas de queso Monterey Jack rallado
  • 1 pimiento jalapeño o serrano, picado (opcional)

La receta base para preparar este plato nos da como resultado una comida muy sabrosa, aunque se presta para incorporar nuevos ingredientes y experimentar un poco a nuestro antojo. Por ejemplo, podemos usar frijoles cannellini en vez de los frijoles Great Northern (frijoles norteños), pues cocinan mucho más rápido. También se le puede añadir un poco de pimientos jalapeño para más ardor.

Modo de preparación

  1.  Mezcle los frijoles, el caldo de pollo, el ajo y la mitad de las cebollas en una olla grande y llévelos a punto de ebullición. Luego, reduzca el fuego y cocine a fuego lento hasta que los frijoles estén muy suaves, añada más agua o caldo aguado si es necesario.
  2.  En una sartén, saltee las cebollas restantes en el aceite hasta que estén suaves. Agregue los chiles y condimentos, mézclelos bien. Luego agregue esto a la mezcla de frijoles, añada el pollo y déjelo a fuego lento aproximadamente durante 1 hora. Compruebe el gusto para que agregue chile jalapeño al nivel de picante deseado.
  3.  Sírvalo con queso rallado y adorne con cilantro, tomate fresco picado, cebolletas picadas, una salsa y / o guacamole.