• 1/4 taza de aceite de oliva
  • 2 ½ libras de cordero sin hueso, cortado en trozos de 2 pulgadas
  • Sal y pimienta
  • 1 bulbo de hinojo, cortado en cubitos
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1/2 taza de perejil finamente picado
  • 1 cucharadita de semillas de hinojo, machacadas (usar mortero, o picar finamente con un cuchillo de chef)
  • 2 tazas de leche
  • 1/2 taza de nata
  • 1 ramita de romero
  • 2 tazas de farro (se puede sustituir por el arroz integral)
  • Sal

Seguramente te resulta raro escuchar que se puede cocinar un estofado de cordero con leche, pero esta receta tiene sus orígenes en una receta italiana donde se cocina la carne de cerdo  a fuego lento en la leche, la cual se reduce a una salsa blanca cremosa. Aquellos que son amantes del cordero pueden darle una oportunidad a esta sugerencia, ideal para acompañar con arroz integral, farro (semejante al trigo), cebada o puré de patatas.

Modo de preparación

  1. En una sartén grande de fondo grueso, caliente 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-alto. Escurra bien los trozos de cordero y sazónelos con sal y pimienta. Trabaje en grupos, coloque piezas de cordero en la sartén, sin revolver, dejando que se doren bien por todos lados. Retire las piezas y reserve.
  2. Reduzca el fuego a medio. Añada las 2 cucharadas restantes de aceite de oliva y el hinojo picado, cocine unos minutos hasta que se ablande, raspando los pedacitos dorados de la sartén. Agregue ahora el ajo y las semillas molidas de hinojo.
  3. Agregue la carne de nuevo a la sartén, seguida de la leche y la nata. Lleve a fuego lento y bajo, agregue la ramita de romero, antes de cubrir con una tapa. Cocine durante 1 1/2 a 2 horas, hasta que la carne esté blanda.
  4. Mientras el cordero se cocina, prepare el farro o arroz integral. El farro tomará alrededor de 45 minutos para cocinarse, después de lo cual se puede mantener caliente. Enjuague el farro a través de un tamiz hasta que el agua salga clara. Agréguelo a una gran cacerola de fondo grueso. Cubra con cerca de dos pulgadas de agua y añada una cucharada de sal. Lleve a ebullición y luego reduzca el calor a fuego lento y bajo, tape parcialmente, dejando que se cocine por 45 minutos o hasta que esté blando. Escurra el exceso de agua una vez que haya terminado de cocinarse y resérvelo hasta que llegue el momento de servir.
  5. Una vez que la carne de cordero esté tierna, retire las piezas de cacerola, deseche el romero, ponga la salsa de crema de leche a hervir a fuego alto y deje que se reduzca. Ahora debe comenzar a batirla en una licuadora, poco a poco, trabajando en grupos ya que al hacer puré líquidos calientes en la licuadora es mejor trabajar con cantidades relativamente pequeñas, llenando sólo tal vez una cuarta parte de la licuadora. Devuelva la salsa y el cordero a la olla nuevamente para calentarlos. Recuerde sazonar al gusto con sal y pimienta.
  6. Antes de servir este plato tan fabuloso sobre farro caliente, agregue el perejil fresco picado.