• 2 libras de costillas de cerdo con hueso (aproximadamente 1/2 libra por cada persona)
  • 1 lata grande de col agria (28 onzas)
  • 1 cebolla amarilla grande, pelada y picada
  • 1 taza de vino blanco
  • Agua
  • Sal y pimienta
  • Opcional: bayas de enebro y / o semillas de comino

Otro plato perfecto para saborear en casa mientras se aproximan las frías temperaturas del invierno. Esta receta es de origen alemán, quizás la combinación de costillas de cerdo con col agria no le resulta atractiva por la tonalidad gris de sus ingredientes, pero no es algo que una buena salsa de tomate no pueda solucionar. Prepárelo y verá que es una maravilla.

Modo de preparación

  1. Espolvoree sal y pimienta en las costillas. Coloque las costillas, col, cebolla y el vino en una cacerola grande. Agregue suficiente agua de manera que la carne quede cubierta. Si está utilizando las bayas de enebro y el comino, agregue 10 bayas y una pizca de semillas de comino al gusto.
  2. Lleve a ebullición y luego reduzca el fuego a lento, hasta que la carne se separe de los huesos, alrededor de 1 o 2 horas. Retire los huesos y las bayas de enebro. Añada sal y pimienta al gusto. Para servir puede acompañar con papas hervidas, agregando una deliciosa salsa de tomate para crear un contraste dulce con la col agria.