• camarones rosados frescos
  • aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • 2 naranjas
  • 1/2 taza de vino blanco
  • 2 cucharadas de chalotas picadas
  • 1/2 libra de mantequilla sin sal

Aquí tenemos una receta para complacer a quienes adoran una comida con mariscos, específicamente con camarones, que para este plato deben ser camarones rosados, caracterizados por su sabor medio dulce y suavidad. Por cierto, si está procesando una gran cantidad de camarón, las conchas se pueden guardar y utilizar para hacer sopa o caldo.

Modo de preparación

  1. Pele y limpie bien los camarones, uno a la vez, dejando el resto en un recipiente con agua y hielo.
  2. Ponga el jugo de naranja, la ralladura de media naranja, el vino y las chalotas en una cacerola a fuego medio-alto. Cocine hasta que esté espeso y casi desaparecido.
  3. Ahora a fuego lento, bata la mantequilla en forma continua y vigorosamente, 1 cucharada a la vez. La mantequilla es el emulsionante para esta salsa, y si se añade poco a poco, agitándose de forma continua, la salsa logra una textura suave y sedosa. No deje que hierva la salsa. Adicione sal y pimienta al gusto. Mantenga la mezcla caliente mientras usted continúa con los camarones.
  4. Caliente una sartén a fuego medio-alto. Escurra los camarones y cubra con aceite de oliva. Cuando la sartén esté caliente, agregue los camarones y espolvoree con algo de sal y pimienta. Cocine unos 45 segundos por cada lado, agregando un poco de aceite de oliva extra si es necesario para mantener el camarón despegado de la sartén. Evite que se quemen porque se volverán duros y elásticos. Rocíe finalmente la salsa sobre los camarones, o sírvala en un recipiente pequeño separado para mojarlos. Excelente plato para acompañar con arroz integral.